¿Qué son las constelaciones?

A todos nos gusta mirar el cielo en una noche estrellada y, casi sin proponérnoslo, en forma natural, una de las primeras cosas que hacemos es tratar de imaginar figuras construidas con las estrellas más brillantes (algo similar a cuando buscamos figuras en las nubes o en las montañas). Eso mismo hicieron quienes como nosotros miraban el cielo hace miles de años, generando un rico conjunto de imágenes e historias entretejidas entre el cielo y la tierra.

Familia del Zodíaco*
Forman esta familia doce constelaciones por las que parece moverse el Sol, visto desde la Tierra, a medida que transcurre un año. Zodíaco es una palabra que proviene del griego y significa «cosa viviente». Excepto Libra, todas las constelaciones de esta familia son seres vivos, reales o imaginarios.
El León, la Virgen, Libra (constelación con forma de balanza creada después de Cristo por el emperador Julio César, con el fin de representar que en esa época, cuando el Sol estaba en Libra, las noches duraban igual cantidad de horas que los días, aproximadamente), el Escorpión, Sagitario (un centauro arquero), Capricornio (mitad pez, mitad cabra), Acuario (sería la constelación más antigua de todas las existentes, originada en Egipto hace unos 15.000 años, representando al agua, ya que cuando el Sol estaba en esa región del cielo comenzaban las crecidas del Nilo), los Peces, Aries (un carnero), Tauro (posiblemente el Minotauro, su cabeza son las Hyades y sobre su hombro se ubican las Pléyades), Géminis (los gemelos) y Cáncer (el cangrejo).
* Hemos seleccionado de manera arbitraria esta familia, ya que por razones de espacio no podemos incluir las ocho.

¿Cuál es el nombre de todas las constelaciones?
Hoy día, y por razones principalmente de índole científica, han quedado definidas ochenta y ocho (88) constelaciones, que rescatan algunas de las más antiguas tradiciones y creencias de la Humanidad a lo largo de muchos miles de años de observación, aunque la mayoría de ellas tienen una fuerte influencia de la cultura griega. A este conjunto de constelaciones se lo agrupa habitualmente, de acuerdo con sus orígenes, en ocho (8) grandes familias: familia de la Osa Mayor; familia del Zodíaco, familia de Hércules, familia de Orión, familia de Bayer, familia de las Aguas del cielo, familia de La Caille y familia de Perseo.

¿Quiénes las hicieron?
También nacidas como sutil mezcla entre la psicología humana y la bóveda celeste, unidas por la soledad existencial de la noche estrellada, las innumerables constelaciones aborígenes de América, Oceanía, Africa y Asia, no están contempladas en las constelaciones oficiales, pero no por esto su riqueza en menor.
Por eso es que consideramos que, con una visión profunda del respeto por las culturas y la posibilidad de su transmisión a través de la Educación, se deberán apoyar estudios tendientes a rescatar las mitologías aborígenes, muy en particular aquellas de América Latina, plenas de riqueza, reflejo del conocimiento que nuestros antepasados tenían del cielo. «El rastro del Choike», una de las constelaciones patagónicas, es un ejemplo de esto. En próximas notas les contaremos más de estas constelaciones aborígenes y sus historias, y de cómo conocerlas nos permitirá aprender y comprender mejor a los pueblos que las imaginaron.