La educación superior es aquella que contempla la última fase del proceso de aprendizaje académico o sea, aquella que viene después de la etapa secundaria. Es dada en las universidades, institutos superiores o bien academia de capacitación técnica. La enseñanza que ofrece la educación superior es a nivel profesional.
Se distingue entre los estudios de pregrado y postgrado, en dependencia del sistema profesional y grados académicos. El requisito para ingresar a un instituto de educación superior es tener entre quince y veinte años, puesto que a esta edad se supone que se ha concluido la educación primaria y secundaria, otro de los requisitos para poder cursar estudios superiores.

La educación superior le ofrece al estudiante la ocasión de capacitarse académicamente para entonces poder entrar al campo laboral. Es precisamente por esto que en ella se estudian un conjunto de asignaturas consideradas como obligatorias y otras consideradas optativas, con la intención de ejercer una profesión que esté asociado con ellas. Es esencial que la persona ya antes de cursar estudios superiores tenga clarísimo su vocación profesional y de qué forma se halla el mercado de trabajo con relación a la carrera que quiere cursar.

La educación superior no solo se dedica a formar profesionales, sino asimismo tiene una función orientada cara la investigación y esta por su parte ha de estar vinculada con la sociedad, en tanto que muchos de los conocimientos logrados de las investigaciones deben favorecer a la sociedad. Puesto que lo idóneo es que todo egresado de una universidad ha de estar consciente que es un ser social, por tanto debe servirle no solo a él mismo, sino más bien a la sociedad a la que se halla integrado.

Lo mínimo que puede perdurar una carrera son 3 años, pudiéndose extender unos años más. Hoy en día la capacitación académica universitaria se ha ido diversificando, o sea, se han creado programas de enseñanza no presencial o bien intercambios de estudiantes entre las universidades.

En resumen, lo esencial de cursar una carrera, no es solo la vocación que se tenga ni las ganas de ser un profesional, sino se mejoran las esperanzas de desarrollo tanto a un nivel personal, como profesional y salarial. Muchos de los que egresan de las universidades acostumbran a devengar salarios superiores en comparación a aquellos que solo acaban la educación media.