La margarita pampeana


En plena primavera, más cerca de los fuertes calores del verano que de los días templados, es el momento ideal para pasear por los bosques, mirar los pájaros volar, escuchar el ruido o el silencio de la naturaleza…

En estos días de primavera nacen la mayoría de las flores. Y lo más lindo es mirar una plantita en un rincón y al otro día encontrarnos con esa misma plantita, pero ahora con una hermosa flor.

Ficha Técnica:

Nombre común: margarita pampeana, margarita amarilla, margarita de la sierra y botón de oro.

Nombre científico:Gaillardia cabrerae

Hábitat: Planta endémica de la región de las Sierras de Lihuel Calel, al sur de la Provincia de La Pampa

Y si hablamos de rincones y de sorpresas, hay un lugar, al suroeste de La Pampa, donde nace allí, y sólo allí, una flor amarilla, muy delicada, muy hermosa. En la región del Parque Nacional Lihuel Calel, todas las primaveras, nace la margarita pampeana.

El único lugar en el mundo donde existe es ahí. A 226 kilómetros de la capital de la Provincia de La Pampa, en el medio de las Sierras de la Vida, entre rocas, allí vive.

Guillermo Covas, hace tiempo ya, propuso que la declaren Flor Provincial de La Pampa, y por suerte lo escucharon.

Es una plantita que alcanza una altura de medio metro, en promedio, y tiene un follaje de color verde azulado. Está acostumbrada a la escaséz de agua, a los fuertes calores y cada planta tiene varias flores y entre todas sobreviven y crecen. Covas describe y asocia. Dice que son un ejemplo de cooperación y de progreso, porque mientras las flores del centro producen las semillas con la que sobrevivirá la especie, las de los extremos, con colores más intensos, más vistosas, atraen a los insectos portadores del polen de plantas de la misma especie, y de esta manera ayudan a formar la semilla.

Años atrás, seguro, era observada por los antiguos pobladores.

Ta vez por los mismos que dejaron las pinturas rupestres en las paredes de las sierras, o por los mapuches, que vivieron en el paraíso de las Sierras de la Vida.

Por eso, en estos días, cuando el calor no es tan fuerte aún, es bueno tomar la ruta 152, entrar al Parque Nacional Lihuel Calel, y observar el amarillo de las margaritas pampeanas. 

Fuente: Plantas Pampeanas, Guillermo Covas
Fondo Editorial Pampeano (FEP).